jueves, 1 de marzo de 2018

[COMIC] Los libros de la Magia


Hace muchos años cayeron en mis manos los primeros números de Los libros de la Magia, no me gustaron. Los paralelismos con Harry Potter eran descarados y, además, la trama me parecía terriblemente previsible. En ambos casos se trataban de niños huérfanos, con un don muy especial, predestinados para ser "el mago más poderoso de todos los tiempos". En ambos casos se trataban de personajes acompañados por un búho/lechuza que van por ahí como un niño descubriendo la verdadera y mágica realidad tras la sórdida e impostada fachada de la vida.


Neil Gaiman (Sandman, Los mundos de Coraline, American Gods) publicó por primera vez al joven mago en 1990, en cuatro números. En estos primeros números Tim Hunter, el protagonista, recorre los principales escenarios y lugares de la línea Vértigo (DC). Vértigo (Preacher, Hellblazer, Sandman) siempre fue el sello que usó DC para sus cómics de temática más adulta y con Los libros de la Magia ahondó en la faceta mágica que llevaba algún tiempo desarrollando con John Constantine.


Y es que si en algo se diferencia el enclenque mago infantil de DC del enclenque mago infantil de J.K. Rowling es con quién y dónde aprende magia. Porque a Tim Hunter no le llevan a ningún colegio de pijos a enclaustrarlo, sino que lo recogen los peores y más extraños profesores que podría tener, la infame Brigada de la gabardina, encabezada cómo no por el amado bastardo John Constantine. De este modo, Mister E (un personaje entrañable), Fantasma Extraño y el tipo más cínico que ha dibujado un lápiz le dan un paseo por la historia de la magia en DC, las sombrías calles de Londres y el Infierno (literalmente), esperando que Tim Hunter tenga a bien devolverles el favor uniéndose a los "menos malos".

Neil Gaiman nos introduce a algunos de los temas que son constantes en toda su obra, especialmente, la visión inocente y fantástica de los niños, segada por un terror más psicológico que físico y la transición de niño a adulto. Todo ello con el estilo poético, onírico y ciertamente bello al que nos tiene acostumbrado el autor de Sandman.


Los Libros de la Magia es un cómic fundamental para entender el universo mágico de DC, ese que parece que ahora esta cobrando mucha más importancia en los nuevos cómics tras el reinicio de todas las líneas. En él se pasean una gran cantidad de personajes importantes y en sus tramas se afrontan amenazas que destruirían toda la realidad (incluyendo Gotham y Metrópolis).

Sin embargo, tras leerme los primeros números fue un cómic que no seguí leyendo. No por la trama, que me pareció bastante interesante, sino por lo que palidecía el personaje al lado de Constantine o Mister E, mucho más carismáticos que un niño imberbe. Pero en retrospectiva, quizás me equivocara y creo que no supe valorar el atractivo de este tipo de personajes infantiles que aparentemente son tan débiles. Pues no sólo le dan pie al autor a desarrollarlos en su debilidad y a mejorar, sino que además el mero hecho de crecer da pie a una evolución importante. Y es que al igual que John Constantine va envejeciendo y acaba Hellblazer con más de sesenta años, Tim Hunter va madurando y su poder sigue aumentando. 


Este es uno de los personajes de los que estoy seguro que Knight Models acabará sacando miniatura, porque la magia ha vuelto.

4 comentarios:

  1. Me queda taaanto por aprender del mundo de los cómics...
    Y eso que he leído bastante a Neil Gaiman...
    Aparentemente la comparativa es sorprendente.
    Gracias por compartir!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Tim Hunter es un personaje interesante, habrá que ver si lo acaban sacando para la Liga de la Justicia Oscura en BMG. De momento ya tenemos a Constantine, Zatanna y La Cosa del Pantano.

      Eliminar
  2. En mi caso he sido incapaz de seguir a Harry Potter, ni en cine ni en libros... Por alguna razón le cogí manía a la mitad de personajes antes de llegar a la mitad de la primera película.

    Por otra parte, Los Libros de la Magia (que tuve la suerte de leer cuando se publicó en España por primera vez), me parece una de las mejores piezas de Gaiman (y tengo y he leído prácticamente todo su trabajo).

    No se yo si sacarán miniatura, pero sería genial, la verdad. Eso si, hay casi diez años de diferencia entre la miniserie de DC y la primera aparición en papel de Potter, no me extrañaría que el personaje hubiese bebido en cierta medida de los guiones de Gaiman. O quizás no.

    Buena entrada, a ver si hay suerte y finalmente aparece :)

    ResponderEliminar